28 sept. 2008

DIA 13 (2/4) Más templos y Ganma-ga-Fuchi

Las últimas dos visitas incluidas en el “combination ticket” fueron el Tayuin-byo y el Futurasan-jinja, un bonito y tranquilo santuario, al que al parecer no se acerca la marea que invade el Tosho-gu.

Futurasan-jinja

Justo al lado está el Tayuin-byo, donde descansa el nieto de Ieyasu, Iemitsu Tokugawa, muerto en 1651. El recinto parece bastante similar al Toshu-gu, pero algo menos espectacular. De todas formas es de visita obligada, y sigue siendo muy interesante.

Tayuin-byo

Farolillos en el Tayuin-byo

Uno de los puntos fuertes de Nikko, es que está enclavado en un entorno natural extraordinario, ya comenté que la zona es volcánica, y hay varias fuentes termales que alimentan los onsen de la región. Nikko se encuentra dentro de un Parque Natural, y los alrededores también son ideales para alguna excursión.

Cedros japoneses en Nikko

No más allá de 15 minutos desde el Puente de los Dioses, te puedes dar un paseo por un entorno natural bastante agradable que recomiendan las guias de viaje, el Abismo de Ganma-ga-Fuchi. El camino está lleno de estatuas jizo, parece que sonríen un poco, y según se dice es debido a que se burlan de los viajeros que intentan contarlos. Nosotros desalentados por la historia, no intentamos hacerlo, pero tampoco vimos tantísimos y yo me quedé con las ganas de haber vencido a unas estatuas que se creen muy listas y decir: ¡Quién ríe el último, ríe mejor! Por otro lado, no vimos ningún abismo, o al menos lo que yo entiendo por abismo, así que no te sientas decepcionado si no lo ves tú tampoco, el paseo sigue mereciendo la pena sin abismo.

Atravesamos el río de camino a Ganma-ga-Fuchi


De vuelta a Nikko, entramos con los niños de las excursiones, a una enorme tienda a la que los metían para que compraran regalos a sus padres, casi todo era para comer, y como dejaban probar muchas cosas, hicimos caso de una de las máximas de Homer Simpson "Si va pinchado en un palillo, es gratis" (Que tan bien aplicó Pablo durante todo el viaje, haciéndose pinchos morunos de muestras gratuitas). Probamos un popurri de cosas raras dulces y saladas, y repetimos de las que nos gustaban. Para matar el hambre que despertamos, nos pillamos unos Cup Noodles de un combini. Además, encontramos una tienda donde vendian kimonos y yukatas, las dependientas eran majísimas, y hasta sabían algo de español. Pablo y yo hicimos compras.

Recogimos el equipaje en el albergue, y nos pusimos en marcha en dirección a Tokyo, vía Utsunomiya. El shinkansen hace parada en Ueno antes de llegar a la estación de Tokyo. En Ueno cogimos la linea Yamanote hasta Shinjuku, la estación de tren más transitada de todo el mundo, con 3 millones de pasajeros al día.

Estación de Shinjuku

No hay comentarios: