18 sept. 2008

DIA 10 (3/3): El Dotombori

Tras el final de los fuegos artificiales, la marea de gente empieza a dispersarse, pueden llegar a congregarse para el momento, algo más de un millón de personas. Nosotros recorrimos las calles, que seguían llenas de gente ataviada con yukata o kimono y de puestecillos vendiendo comida.

Les pedimos una foto ¡Y se la hacen a ellos mismos!

Nos acosaban cientos de admiradoras

La gente de Osaka tiene fama de ser de la más simpática de Japón, más abiertos que los tokiotas. Por lo vivido el día de hoy, nosotros podemos confirmar que la gente de aquí es genial, aunque para decir verdad, puede extenderse al resto de los japoneses del país, durante todo el viaje era casi una sorpresa encontrarse alguno que pusiera mala cara o fuese algo rancio con nosotros.

La ciudad estaba animada, por lo que nos dimos una caminata bien larga hasta llegar al punto más emblemático de la ciudad, el Dotombori. Esta zona se extiende alrededor del canal que lleva el mismo nombre, y está lleno de restaurantes con curiosos carteles, anuncios luminosos, vendedores de bolas de pulpo y toda clase de excentricidades japonesas.

El Dotombori

Neones luminosos desde el puente de Ebisu

Más carteles luminosos

Por la noche el Dotombori está en su máximo esplendor, aquí también puedes atreverte a probar el mortal fugu (pez globo) en restaurantes que reconocerás fácilmente, jugar al pachinko, cantar en karaokes, o tirarte al mismísimo canal del Dotombori (algo que no recomendamos). Los locos hinchas del equipo local de béisbol, los Hanshin Tigres, celebran los grandes triunfos de su equipo tirandose al canal desde el puente de Ebisu. Estas aguas son de las más contaminadas del mundo, algunas sustancias están en una concentración hasta 5.000 veces mayor del máximo aconsejable para un simple baño, por lo que muchos acaban con diarreas, y ha habido algún que otro muerto. En el año 2003 fueron miles las personas que saltaron al canal, y síntoma de que Japón cada vez le atrae más al fútbol, es que ya hay seguidores que se tiran al canal cuando gana la selección.

El canal del Dotombori

El Dotombori parece verdaderamente sacado de Blade Runner (se inspiraron en Osaka para recrear el Los Angeles del 2019). Esta zona tiene además fama de ser “la cocina de Japón”, un buen lugar donde practicar uno de los más famosos rituales osakenses, el Kuidaore (literalmente, comer hasta caerse), aunque quizás con precios más elevados que en cualquier otro lado de la ciudad. Nosotros comimos algo de sashimi variado en un típico sushi bar.

Sashimi de salmón, atún, calamar y langostinos

Este restaurante es de los más famosos, se llama Kuidaore

Se nos hizo tarde, tanto que ya no podíamos volver hasta Umeda en transporte público, pero como somos muy de patearnos todo, estaba casi previsto hacernos 4 kilómetros de vuelta al albergue.

No hay comentarios: