4 dic. 2008

DIA 19 (5/5) Una vuelta por Shibuya

Dejando atrás el Yoyogi-koen, nos encaminamos hacia Shibuya. Practicamente de camino teníamos el barrio de Omotesando, atravesado por una larga calle del mismo nombre, que también es conocida como "los campos Eliseos de Tokyo". Esta es otra de las zonas donde se encuentran algunas de las tiendas de ropa más exculsivas, aunque queda espacio para alguna que otra tienda curiosa, como Condonmania, en la esquina con Meiji-dori.

Condonmania
es una cadena especializada en la venta de preservativos y algún que otro juguete erótico, vimos otra tienda como esta en Odaiba. Japón es uno de los paises del mundo donde más se usa el condón frente a otros contraconceptivos, la píldora u otros métodos son muy minoritarios. En teoría, la costumbre en este país es que los condones los lleve la mujer. No me extraña que se vendan tanto, con estos diseños te dan ganas de coleccionarlos antes que usarlos.
Condones japoneses

Una de las cosas que aún nos quedaban pendientes de la "lista de cosas por hacer en Japón" que llevabamos de España, era ir a una sala de rock, y este era el día perfecto, ya que la zona de Shibuya es famosa por las salas de conciertos. Encontramos una sala, pero era noche de RnB y a capella, por lo que pasamos de pagar los 2000¥ que nos pedían, y tras preguntar en tiendas de discos por media Shibuya sin que nos consiguieramos entender o que supieran indicarnos, desistimos (es increible la poca gente que habla inglés en Japón).

Pero bueno, aprovechamos nuestra última tarde en Japón dando una vuelta por Shibuya, comprando alguna cosilla para España, y cenando por última vez tonkatsu ramen, aquí en Shibuya era la segunda vez que lo tomábamos, y ambas veces nos dejaron rellenar el bol de ramen hasta que no tuviesemos caldo, increibe por lo que estabamos pagando, unos 3€.

Shibuya por última vez

Atravesamos por última vez el cruce de Shibuya, la música a todo volumen de algún nuevo lanzamiento de J-pop nos martilleaba la cabeza, esa misma tarde vimos un autobús publicitario que recorria Shibuya con la misma canción a todo volumen, en Japón la publicidad puede llegar a ser brutal, y Shibuya es el máximo exponente con sus neones, pantallas luminosas y megáfonos, solo alguien sordo y ciego puede ser inmune a esto.

Ponyo on the cliff

A nosotros nos metieron en la cabeza la canción de "Ponyo on the Cliff" la ultima película de Hayao Miyazaki, que estrenaron mientras que estabamos allí, y era prácticamente imposible no ver algo relaccionado con la película cada pocos metros (carteles, musica por la calle, muñecos, etc.), la canción es realmente pegadiza.