24 ago. 2008

DIA 3 (3/3): La estación de Kyoto

Absortos con tanto templo y caminata, son casi las cinco de la tarde y aún no hemos comido, pero hemos aprovechado bien toda la mañana y nos hemos visto los lugares de interés del Este de Kyoto. Desde este punto, bajamos andando hasta el centro, que está lejísimos, y comemos unos udon con tofu frito, en un sitio de comida rápida japonesa, en donde puedes comer por menos de 500¥ (3€). En el centro recorremos alguna galería comercial, que son calles convertidas en centro comercial, con hilo musical, y curiosas al principio, hasta que no dejas de verlas por todos lados. Si pasas por el centro no muy tarde, también es una buena idea pasearse por el mercado Nishiki, cuando llegamos nosotros estaban echando el cierre.

Descansamos unas horas en “Costa del Sol”, y ya por la noche fuimos a echar un ojo a la estación de Kyoto, que además es un centro comercial monstruoso de 11 plantas, al parecer tuvo muchas críticas porque algo tan moderno pegaba poco con está ciudad tan llena de edificios tradicionales, pero la verdad es que es una construcción bastante artística, y las vistas de la ciudad, con la Kyoto Tower en un primer plano, no tienen desperdicio y son gratis.

Estación de Kyoto desde la última planta

Vista de la Kyoto Tower desde la estación


Cerca de la estación o dentro de ella hay numerosos sitios para comer, nosotros probamos en un sitio al azar, perdido en un callejón y en un tercer piso, nos metimos en un restaurante de okonomiyaki (literalmente, cocina lo que quieras). Los okonomiyakis son una especie de tortilla o crep japonesa, a base de harina, huevo y repollo, y generalmente también con fideos soba o udon. Por un poco más de dinero los hay con pulpo, calamar, marisco, carne, todo ello hecho a la plancha y recubierto con una salsa especial (similar a la Worcestershire) y mayonesa. Te lo sirven sobre un hornillo caliente, y generalmente en estos sitios suelen tener yakisoba (fideos fritos a la plancha). Hay dos formas de hacer el okonomiyaki, estilo Kansai (cocinado todo junto), o estilo Hiroshima (por separado), además en algunos sitios más baratos, te traen los ingredientes y te los haces tu mismo, no tuvimos la suerte o la desgracia de encontrarnos con uno de estos, el resultado podría haber sido mítico. En el de Kyoto (estilo Kansai), pedimos un okonomiyaki de pulpo, y otro de calamar, aunque no estabamos muy seguros de que hacer con el cuando nos lo sirvieron, y el chef era algo antipático y nos dejó a nuestra suerte. Aprendimos observando a los de la mesa de al lado, que les pusieron las salsas y los cortaron en cachos para irse apartando trozos poco a poco. En fin, está bastante rico, y es algo que yo nunca he visto fuera de Japón, aunque seguro que acaba llegando.

Okonomiyakis de pulpo y calamar

No hay comentarios: